Decenas de comunidades fronterizas de San Sebastián y Pueblo Nuevo de Pital, tanto del lado de Costa Rica como del lado de Nicaragua, disfrutaron de regalos y dulces en la pasada navidad, gracias a Coopelesca, cooperativa, que llevó un poquito de alegría a estos pueblos del norte.

Se trata de poblados que han sido iluminados con la electricidad de la Cooperativa de Electrificación Rural de la Zona Norte.

“Gracias al esfuerzo de los vecinos pudimos conectar 50 servicios de electricidad y traer la energía a estos pueblos. Lo que para miles de personas es algo tan sencillo y llano como la luz intermitente de un decorado navideño, genera un grandísimo impacto para estas personas”, dijo a la Voz Cooperativa, Geovanny Villalobos Guzmán, presidente de Coopelesca y quien participó de las actividades realizadas este 26 de diciembre.

El trabajo realizado por los personeros de Coopelesca con los vecinos de ambos lados de la frontera permitió que por primera vez y en un acto de solidaridad y consciencia cooperativista, se facilite el acceso a la electricidad a una comunidad alejada de Nicaragua por parte de una empresa costarricense.

“Los vecinos de Nicaragua tienen los medidores en el lado tico de la frontera y llevan la acometida a sus hogares en el país vecino. Son 50 nuevos servicios en ambos países. Podemos decir que Coopelesca hoy se convierte en internacional”, añadió Villalobos Guzmán.