• El queso fue destruido para evitar posibles daños a la salud de eventuales consumidores.
• Autoridades decomisaron lancha nicaragüense en la que el producto fue traído de manera ilegal hasta suelo costarricense.
• Intervención policial se efectuó sin que mediara ningún enfrentamiento con sujetos armados tal y como lo han señalado algunas versiones carentes de todo fundamento.
La Fuerza Pública de Upala, frontera norte, evitó que aproximadamente una tonelada de queso contrabandeado en condiciones insalubres fuera consumida por la ciudadanía.
De acuerdo con lo declarado por el comandante César Anchía, subdirector regional de la Fuerza Pública de la frontera norte, a las 2:30 p.m. de ese día recibieron una alerta acerca de que se estaba dando un contrabando de queso en una finca ubicada en el sector de La Sapera, por lo que de inmediato se movilizaron hacia ese sector.
Tras llegar al sitio, los oficiales encontraron, dentro de una bodega, cerca de una tonelada de queso. Cabe indicar que gran parte del producto estaba colocado en el suelo, sin refrigeración y sin otras condiciones para su adecuado almacenamiento.


A unos dos kilómetros de ese inmueble, a orillas del río Zapote, los miembros de la Fuerza Pública localizaron una embarcación tipo panga con matrícula extranjera MAT1153 con la leyenda Puerto San Carlos y con bandera nicaragüense.
A bordo de la lancha los oficiales encontraron a un sujeto que dijo apellidarse Mairena y de nacionalidad nicaragüense, quien manifestó haber realizado un viaje desde Nicaragua para transportar un cargamento de queso.


Debido a que el sujeto se encontraba en condición migratoria irregular, este fue aprehendido y puesto a la orden de la Policía de Migración, en tanto que la embarcación fue decomisada, al igual que el queso, pues dicho producto fue introducido al margen de toda la legislación sanitaria y fiscal de nuestro país.


Tal y como procede en casos como este, el queso fue destruido para evitar así possibles consecuencias en la salud de eventuales consumidores.


Durante la operación se contó con la participación de diversas autoridades, tales como el SENASA, la Municipalidad de Upala, la Policía de Migración y la Fiscalía.


Cabe indicar que las acciones de las autoridades se efectuaron con la colaboración tanto de la persona que estaba a cargo de la lancha como de quienes se encontraban en la finca, sin que se hubiera dado algún enfrentamiento con personas armadas, contrario a algunas versiones sin fundamento alguno que han circulado, las cuales han aseverado que los oficiales fueron atacados por sujetos armados.

Adjuntamos fotografías y enlace con un video, así como un audio del comandante César Anchía, subdirector regional de la Fuerza Pública de la frontera norte.