Hoy en la mañana Murió doña Olga Aguilar a los 94 años una mujer extraordinaria llena de amor al prójimo. Pasó más de la mitad de su vida visitando enfermos en el Hospital San Carlos donde iba religiosamente todos los días

Olga Aguilar vecina de Ciudad Quesada, pasó 52 años llevando aliento a los enfermos. Era considerada por los funcionarios del Hospital San Carlos como un “ángel en la tierra”

Pocos seres humanos tan extraordinarios como doña Olga pasan por nuestra vidas aquí en la tierra. Difícil su partida, y solidaridad con sus familiares en estos momentos tan tristes.

Doña Olga Aguilar, Tenía 94 años.

“Me levantaba muy temprano a hacer el oficio de la casa para no tener atrasos y estar puntual a la hora de la visita en el hospital. Era la primera que llegaba y la última que salía, muchas veces me quedé hasta tres horas ayudando, por dicha mi esposo me apoyaba siempre y los funcionarios también” contaba Aguilar

“Día de la madre, Semana Santa, Navidad, Año Nuevo, no había día que faltara. A veces hacíamos fiestecitas y ella decía: -ya casi vuelvo, voy al hospital y regresó siquiera empiezan y yo me uno al rato” comentó Yadira Salas Aguilar, hija de doña Olga.

Doña Olga y parte de sus hijos

“Acciones como la de doña Olga son dignas de reconocer y admirar. Demuestran que el cariño, vocación y desprendimiento se trae. Este ejemplo debería replicarse en la sociedad costarricense y en todo el mundo”, destacó la Dra. Gabriela Navarro, Jefa de Consulta Externa del Hospital

“No logro imaginar el impacto positivo que tuvieron los pacientes al escuchar la voz de doña Olga. Esta sencilla mujer nos da una cátedra de lo que es el verdadero amor al prójimo. Muchas gracias por cuanto ha hecho por los enfermos” destacó el médico Carlos Mario Quirós Salazar, jefe de Cirugía.

“Doña Olga es un Ángel del cielo pero con las alas bien puestas acá en la tierra”dicen en coro funcionarios del hospital San Carlos.

Desde lo más profundo de si corazón decía que si no podia visitar enfermos en el Hospital San Carlos permanecerá unida a ellos por medio de la oración.

“Doña Olga nació en los Chiles de Aguas Zarcas el 24 de diciembre de 1927. Se casó con Rigoberto Salas que de Dios goce, con el cual tuvo ocho hijos.

Durante los 90 años de historia del hospital San Carlos no se registra ninguna participación tan activa como la de doña Olga.

«… estuve enfermo, y me visitasteis…» Mateo 25:36