Las hermanas Betina y Virginia Morales Solís habitantes de los Chiles de Aguas Zarcas limpian las imágenes de sus más de 20 santos y altares que tienen en el patio, potreros y veredas de su casa, para la celebración de la Semana Santa. Viven solas en la casa que le dejó sus padres Pablo Morales y Catalina Solís fallecidos hace más de 20 años.

En estos días han empezado a limpiar las imágenes y adornar los aproximadamente 20 altares que han colocado en honor a los santos de su preferencia.

Aquí se pueden encontrar altares en honor a la Virgen de los Ángeles, a Jesús, a San Expedito, a San Francisco de Asís, a la Virgen de los Dolores, a San Juan, a San Miguel y al Sagrado Corazón de Jesús entre otros colocados en piedras y pequeños ranchos por toda la finca y alrededores de su casa.

En estos días esperan la Semana Santa para realizar sus celebraciones como el rezo se la Pasión de Jesús, el trisagio y las tradicionales comidas como el tamal mudo, picadillos de palmito, empanadas, miel de conservas y pescado.

En su finca han hecho un caminitos cerrado por cercas, donde recrean la vía dolorosa para la celebración del viernes santo. Aseguran que los vecinos más allegados acuden a la finca para recorrer la vía dolorosa.

Esta hermanas tratan de preservar las tradiciones y fe religiosa que por años han profesado, así como la devoción a los santos

La casa de las hermana Morales esta repleta de  pinturas con imágenes de santos de llamativos colores algunos pintados, otros de yeso, cerámica y hasta bordado, hechos por estas mujeres.

Dicha vivienda tiene cuartos lúgubres, repletos de imágenes, muebles y objetos antiguos.

En las paredes de la casa cuelgan objetos antiquísimos, un jarrón de la bisabuela de la madre de estas, una pila de piedra, labrada por los antepasados de la familia, cuyos padre transportó  desde Villa Colón en varios camiones.

También conserva las herramientas del trapiche de don Pablo, que murió en 1990, así como el sombrero, la faja, los zapatos y el machete de su progenitor.