Oficiales de la Fuerza Pública de Río Cuarto, mantenían un control vehicular, cuando al momento de abordar un automóvil en donde viajaba una familia, escucharon dentro del motor un maullido, por lo cual levantaron la tapa, topando así con la sorpresa de encontrar un gato dentro del motor.

Siendo que el gatito no era pertenencia de dicha familia, los oficiales le dieron dinero a la conductora para que le pudieran comprar un concentrado y poderle ubicar una casa.

Es importante recalcar que siempre debemos de revisar nuestros vehículos para verificar no solamente que el automotor se encuentra en perfectas condiciones sino también para evitar daños a los animalitos que muchas veces por el frío se refugian dentro de los carros para buscar calor.