• Cifra de abejas muertas estaría alcanzando los cuatro millones
  • Aplicación de herbicidas químicos en potreros cercanos sería la causa del envenenamiento.

𝐒𝐚𝐧 𝐂𝐚𝐫𝐥𝐨𝐬, 𝐀𝐥𝐚𝐣𝐮𝐞𝐥𝐚.- Productores de miel en la Zona Norte, lanzaron una alerta sanitaria luego de que la aplicación de herbicidas químicos están causando la muerte de una gran cantidad de abejas y provocando daños irreversibles al ecosistema lo que podría desencadenar una emergencia ecológica.

La voz de alerta fue emitida por Víctor Hugo Quesada, presidente de la 𝐀𝐬𝐨𝐜𝐢𝐚𝐜𝐢ó𝐧 𝐝𝐞 𝐀𝐩𝐢𝐜𝐮𝐥𝐭𝐨𝐫𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐙𝐨𝐧𝐚 𝐍𝐨𝐫𝐭𝐞 (𝐀𝐀𝐏𝐈𝐃𝐄𝐍), con quien 𝐀𝐩𝐢𝐜𝐮𝐥𝐭𝐨𝐫𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐂𝐨𝐬𝐭𝐚 𝐑𝐢𝐜𝐚 conversó e indicó: «desde la semana pasada se está viviendo un estado de emergencia pues un grupo de al menos cuarenta colmenas se están viendo severamente afectadas por la aplicación de agroquímicos, el vecino colindante con el apiario ha estado aplicando herbicidas con bombas de motor en sus repastos y simultáneamente las abejas están cayendo muertas al regresar a sus colmenas».

Recalcó el señor Quesada Obando «queremos hacer conciencia, queremos que la gente llegue a entender que las abejas no son sólo una cuestión de producción de miel, son una parte vital en el marco de la naturaleza, en el ecosistema y por ende todos tenemos que ser responsables y llamados a protegerlas».

𝐀𝐩𝐢𝐜𝐮𝐥𝐭𝐨𝐫𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐂𝐨𝐬𝐭𝐚 𝐑𝐢𝐜𝐚 también conversó con el apicultor afectado, 𝐀𝐧𝐝𝐫é𝐬 𝐀𝐫𝐚𝐠𝐨𝐧é𝐬 𝐑𝐨𝐝𝐫í𝐠𝐮𝐞𝐳, quien es vecino de Sucre de San Carlos y se describe como un apasionado de la apicultura desde la edad de los 12 años. Manifestó Don Andrés «hace cinco años involucré a toda mi familia en ésta pasión; en ésta bella experiencia de la apicultura. Hace poco reubiqué mi apiario desde Sucre hasta San Francisco de La Palmera, allá hemos crecido, llegando a tener un bonito apiario, con excelentes producciones (sic) hemos trabajado fuerte en genética… el miércoles anterior, 24 de agosto, cuando llegué a hacer la revisión rutinaria, me encontré las abejas intoxicadas y en la finca de mi vecino, cuyo nombre me reservo, estaban aplicando herbicidas y durante los siguientes ocho días, porque es una finca de una extensión muy grande, definitivamente esa fue la mayor sospecha. Tenemos que saber que las abejas tienen un radio de vuelo que puede superar los tres kilómetros, entonces cualquier agroquímico que sea ofensivo hacia ellas la va a afectar.

Añadió Don Andrés, «allí tenemos cuarenta colmenas con una afectación muy severa, cerca de un 85 o 90% de la población de las colmenas se murió. Esto conlleva, además del daño moral -porque es triste ver las abejas morir- y muestra que definitivamente hay un deterioro en el medio ambiente o que algo se está haciendo mal para que la afectación sea tan severa”. Continuó manifestando Aragonés «la pérdida económica sólo en materiales fácilmente se podría valorar en unos cuatro millones de colones. De mi parte no quiero ninguna indemnización, me doy por satisfecho si se trata de hacer un trabajo conjunto con las autoridades, en éste caso 𝐒𝐄𝐍𝐀𝐒𝐀, para identificar el agente que causó el daño y crear conciencia en las personas finqueras para que no usen productos que nos hagan tanto daño al medio ambiente y concretamente a las abejas.

Debemos tener claro que lo mejor que podemos sacar de una situación de estas es que no se vuelva a repetir, que otro apicultor no sufra un daño como el causado aquí y crear conciencia en la aplicación de agroquímicos; que se usen otros más saludables y que se hagan prácticas diferentes”. Finalizó el apicultor afectado indicando, «lo que pretendemos es crear un precedente, tratar de que la gente cada día entienda un poco más que no podemos causar daño al medio ambiente, que tenemos que ser cuidadosos con las abejas porque todos las necesitamos; esa es mi pretensión… detrás de esto queda un gran esfuerzo, mucho trabajo, yo soy el empleado de mis nietos porque el apiario yo se lo había donado a mis tres nietos con edades de 9, 8 y 6 años y quiero crear algo bonito ya el año anterior obtuvimos una excelente cosecha, lo cual fue motivante y queremos que esto se replique, que la apicultura en la Zona Norte y el resto del país sea masiva, que sea productiva y que genere una excelente obra social”puntualizó.

Juan Bautista Alvarado, presidente de la 𝐂á𝐦𝐚𝐫𝐚 𝐍𝐚𝐜𝐢𝐨𝐧𝐚𝐥 𝐝𝐞 𝐅𝐨𝐦𝐞𝐧𝐭𝐨 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐀𝐩𝐢𝐜𝐮𝐥𝐭𝐮𝐫𝐚, indicó a 𝐀𝐩𝐢𝐜𝐮𝐥𝐭𝐨𝐫𝐞𝐬 𝐝𝐞 𝐂𝐨𝐬𝐭𝐚 𝐑𝐢𝐜𝐚 que: «recibimos una llamada que nos alertaba sobre un nuevo caso de intoxicación masiva de abejas por uso de agroquímicos en fincas ganaderas de la Zona Norte, de inmediato procedimos a comunicarnos con el Director Nacional del 𝐒𝐄𝐍𝐀𝐒𝐀 para solicitarle colaboración con personal calificado para la recolección de muestras de abejas en el sitio y su posterior análisis de laboratorio en el 𝐋𝐀𝐍𝐀𝐒𝐄𝐕𝐄. Las autoridades del 𝐒𝐄𝐍𝐀𝐒𝐀 visitaron el apiario afectado y ahora quedamos a la espera de los resultados de laboratorio. Alvarado añadió que «lamentablemente, en Costa Rica las intoxicaciones masivas de abejas, tanto melíferas como nativas, siguen siendo frecuentes, principalmente por el uso irresponsable de sustancias químicas en actividades agropecuarias. En nuestro país urge prohibir de algunos agroquímicos que son altamente tóxicas para las abejas y desarrollar programas de capacitación entre todos los actores del Sector Agropecuario para armonizar las distintas actividades y así evitar que una determinada producción implique la afectación o desaparición de otra”, finalizó.

Nuestra organización pide a las autoridades competentes actuar con urgencia, realizando las investigaciones correspondientes para aplicar las sanciones que establece la normativa vigente y fiscalizar el uso de plaguicidas y herbicidas por parte de los ganaderos y agricultores. Así mismo, pedimos a las personas agricultoras abstenerse de aplicar agroquímicos durante el periodo de floración de los cultivos y que apoyen la prohibición total de los plaguicidas más dañinos para los polinizadores. También reclamamos que se apueste por un modelo agropecuario más respetuoso con el entorno y las personas.

𝐑𝐞𝐠𝐢ó𝐧 𝐇𝐮𝐞𝐭𝐚𝐫 𝐍𝐨𝐫𝐭𝐞 𝐞𝐧 𝐜𝐢𝐟𝐫𝐚𝐬:
Número de colmenas: 1.011
Número de apiarios: 49
Producción anual de miel: 19.6 toneladas.
𝐅𝐮𝐞𝐧𝐭𝐞: Censo Nacional Apícola, MAG/2021.