«El cariño que recibo de los niño cuando voy a las comunidades no tiene precio. Mi fe es dejarle a los costarricenses un programa de política publica que beneficien a la mayoría», dijo ayer e el mandatario en conferencia de prensa.

Aseguró que nadie daba un cinco por él cuando era candidato presidencial. «Fui echado del Ministerio de Hacienda, y con algunos medios en contra, pero sin embargo, el pueblo me eligió Presidente y eso no tiene precio» expresó. Dijo que por tal razón, no cambiaría su visión de política pública.