Por desgracia la eficiencia de las autoridades del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) que no fueron capaces de capturan el supuesto cocodrilo que habría matado a niño hizo que los vecinos enardecidos mataran a un animal que según ellos era el que devoró a un menor de 8 años en noviembre pasado.

Según los vecinos encontraron en la panza del animal huesos y cabello, que podrían ser del menor

El pasado 19 de diciembre el Organismo de Investigación Judicial descartó, por medio de análisis científicos, que los restos de huesos y cabellos encontrados en el vientre de un cocodrilo asesinado a finales de noviembre correspondan al menor que falleció en un ataque en octubre.

Esto se dio luego de que los familiares del menor querían encontrar los restos con el fin de darle sepultura y cerrar el proceso.

Así las cosas se habría matado a un animal que posiblemente no fue el que atacó al niño y los familiares del menor que buscan darle Santa sepultura no lograron hacerlo.