•     Policía de Tránsito también le formuló partes por conducir sin licencia, sin placas y sin marchamo

•     También le hicieron un parte por transporte remunerado de personas no autorizado

•     Sujeto se expone a penas de hasta 8 años de prisión

Como parte de la lucha que libran las autoridades del Ministerio de Seguridad Pública contra el crimen transfronterizo, la Fuerza Pública detuvo el martes a un sospechoso del delito de tráfico ilícito de personas.

Se trata de un costarricense de apellido García, el cual fue detenido la tarde del martes en el cantón de La Cruz, Guanacaste, ya que estaba transportando cinco nicaragüenses en condición migratoria irregular, entre estas un menor de edad, a bordo de un vehículo.

Presuntamente el sujeto les estaba cobrando 40 mil colones por trasladarlas desde Peñas Blancas, en la frontera con Nicaragua, hasta el centro de la ciudad de Liberia, pero fue interceptado por personal del Grupo de Apoyo Operacional de la Fuerza Pública en un parqueo público de las cabinas del Rio Sapoá.

Los oficiales le dieron seguimiento preventivo desde un control vehicular situado en la entrada a Santa Cecilia, sobre la Ruta 1, sitio en el que el conductor, al notar la presencia policial, y se desvió hacia Santa Cecilia, para luego detenerse en esas cabinas.

El sospechoso fue detenido y puesto a la orden de la Fiscalía de Flagrancia de Liberia, donde podría ser proceso por la presunta comisión del delito de tráfico ilícito de personas, que, en su forma ordinaria, está sancionado con penas de 2 a 6 años de cárcel, mientras que en su modalidad agravada se castiga con penas de entre 3 y 8 años de prisión.

Por su parte, la Policía de Tránsito se encargó de retirarle las placas al vehículo, además de formularle cuatro infracciones al conductor por no contar con autorización para el transporte remunerado de personas, además de no contar con licencia, no tener marchamo y por circular sin placas.