Por Henry Esquivel Monge, escritor sancarleño.

Contaban los aguelos de nenantes, que Nicoya nos trajo muchas carajaas, sus retajilas,bombas, coplas y lla música lleno nuestro folclor.

Se hacían una rezaderas, con peo he chancho, tonelas,pan casero ,cajetas y hasta picadillo de papaya.

Pero cuando se terminaba el rezo se apartaban los muebles se traíba la marimba, la quijaa de mula y el guijongo, una consertina y se armaba el bailongo,
El bacanal muchas veces amanecía entre bailones coplas y retajilas,

Uno que otro pleito a cutacha salía y eso los divertía, pero lo bueno era verlos en los pleitos de retajileros ,uno le decía y otro los respondía y el ganador como premio chicha pedía.

25 de julio

Hoy para recordar yo les diría que guanagaste es lindo y no lo cambiaría porque lo que tenemos aquí, Europa se lo desearía,