SENASA advierte que la Peste Porcina Africana puede afectar a cerdos vietnamitas o mini pigs 

  • Enfermedad no está en el país, pero deben extremarse medidas para evitar el ingreso. 
  • Es causada por un virus que afecta a los cerdos, no a la salud de las personas.  

     
  • La tenencia de este tipo de mascotas debe estar reportada ante el SENASA, en cumplimiento del Reglamento N° 37155-MAG.  

     
  • Cualquier síntoma de la enfermedad debe ser informada a las autoridades sanitarias para tomar las medidas que eviten la propagación del virus en el resto del país.  

El Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA) del Ministerio de Agricultura, hace un llamado a los dueños que tienen como mascota a un cerdo para que extremen las medidas de prevención y cuidado de este tipo de animales, ante la amenaza de la Fiebre Porcina Africana y de otras enfermedades.  

La entidad advierte que las personas con este tipo de mascotas están obligadas a cumplir lo establecido en el Reglamento No. 37155-MAG, que indica que está prohibido que los cerdos deambulen en propiedades públicas o privadas; además, deben estar confinados y registrados ante SENASA. Esto principalmente por el riesgo de transmisión de enfermedades que les pueden ocasionar la muerte. Reglamento aplica en todo el territorio nacional.  

“Los propietarios de un cerdo mini pig, o vietnamita, deben de estar conscientes de las enfermedades que estos animales pueden adquirir si no se tienen los cuidados necesarios. En este momento la Peste Porcina Africana (PPA) es la de mayor peligro. Esta enfermedad causa hemorragias, es altamente contagiosa, afecta a los cerdos de todas las edades, es causada por un virus, provocando una mortalidad del 100% y no existe tratamiento ni vacuna”. Indicó Susana Ureña, coordinadora del Programa Nacional de Salud Porcina. 

Los animales infectados pueden presentar fiebre, falta de apetito, disminuyen su nivel de actividad, presentan hemorragias o coloración azulada en zonas de la piel como vientre, patas, cola, orejas y hocico; sufren estreñimiento o diarreas, algunas veces con sangre, problemas respiratorios, pulso acelerado, dificultad para caminar, convulsiones, secreciones nasales y oculares (algunas veces con sangre).    

La muerte se presenta entre los 6 a 20 días desde el inicio de los síntomas. Los animales enfermos eliminan el virus por la saliva, secreciones, orina, heces, semen y sangre. 

Los cerdos pueden adquirir la enfermedad por el contacto con otros porcinos infectados y a través de la ingesta de material contaminado (residuos de alimentos o desechos de los hogares que tienen el virus); contacto con superficies contaminadas (ropa, piso, superficies, vehículos, equipos, etc.); mediante vectores biológicos (garrapatas blandas), entre otros.  También el virus se puede transmitir por carne infectada, algunos animales como los perros, gatos, aves y moscas pueden transportarlo en su pelaje o cuerpo.   

Este virus tiene la característica de permanecer en objetos contaminados y espacios por varios días o meses, lo que propicia la transmisión de la enfermedad hacia las mascotas. Una vía de transmisión pueden ser los zapatos o la vestimenta de personas que hayan tenido contacto con animales infectados con este virus; como turistas procedentes de Republica Dominicana, Haití, Asía o Europa, en estos lugares se han estado presentado brotes de la enfermedad. 

Por estas razones, SENASA recomienda una serie de medidas preventivas: 

  • Adquirir los cerdos en establecimientos registrados ante SENASA con su respectiva guía oficial de movilización, que permite demostrar su origen y descartar que sean de contrabando.   
  • Evitar que los cerdos tengan contacto con el exterior de su hogar o con objetos que pudieran haber sido contaminados.  Desinfectar constantemente las superficies.  
  • No debe de exponer a los cerdos al contacto con personas que estuvieron recientemente en el extranjero.  
  • Queda prohibido llevar a los cerdos a sitios públicos como ferias, mercados, aeropuertos, marinas, puertos, tiendas de mascotas, hoteles, restaurantes, centros comerciales, centros de recreo, parques, playas y otros sitios donde se puedan infectar.  
  • No alimentar a los cerdos con productos de origen porcino o con sobras de comida/desechos de alimentos sin cocción.  
  • Dar un manejo adecuado a los desechos del cerdo. 
  • En caso de requerir atención veterinaria, se recomienda que sea en el domicilio o movilizarlo en una transportadora (no usar el transporte público). 

SENASA reitera el llamado para que la ciudadanía reporte cualquier sospecha de la enfermedad en las oficinas regionales o cantonales, ubicadas en todo el territorio nacional. 

 “En el país, el diagnóstico de esta enfermedad se puede realizar mediante pruebas de sangre (Elisa y PCR) sin ningún costo por el LANASEVE del SENASA”, concluyo Ureña. 

La peste porcina africana no representa ningún riesgo para las personas sin embargo puede ocasionar grandes pérdidas económicas y productivas, por lo que ante la rápida propagación de esta enfermedad SENASA ha extremado los controles en puestos cuarentenarios, áreas de frontera del país, verificando las restricciones de importación, controles en las marinas, atención y seguimiento a todo evento sanitario en cerdos, donde exista alta movilidad y mortalidad.   

FAS. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s