Por Henry Esquivel Monge, escritor sancarleño

-Hola como le esta llenado a astees

-Hoy quiero contarles lo que me pasó nenantes.

-Yo estaba en la troja desgranando un poco de maíz, cuando llegó mi mujer y me dijo

-Por qué no vas al río a trer unos pejes para el almuerzo,  porque no hay naa de ajuste pal almuerzo.

-Y yo que no quería jullí a buscar las cuerdas y sacar unas lombrices, me dirigí a la vuelta del jobo, hay una posa mansita y tiré las cuerdas, lo primeros confisgaos en picar fueron los sancuos.

-Pero nenante pegue dos guapotes con un buen morro, hasta que estaban azules.

-Pegué dos más y salí soplao jullendo pa la casa, porque la tripa ya sonaba, hasta que veía puntitos y pasé por un palo de guayaba que estaba bien cargado y me paré a comer.

-Estaban bien guenas, hasta que un panal de buro me atizó y salí jullendo pa la casa.

-Mi mujer estaba como vaca recién parida de de brava porque me retarde mucho , pero cuando vio la carga de pejes y  mis chichotas se soltó a reír.

-Pa que vean astees que cosas pasan en mi pueblo.