Ciudadanos de diversos sectores se manifestarán este 15 de mayo en San José

  • Trabajadores y representantes de diversos sectores de la producción nacional consideran que no han sido escuchados por el Banco Central y el Gobierno de la República
  • Inestabilidad del dólar por más de 18 meses está afectando el empleo y la competitividad del sector productivo
  • . Representantes de los principales sectores productivos del país, banano, café, piña, arroz, plantas, flores y follajes, cítricos, zonas francas, construcción, turismo, transportes, sector exportador, servicios, entre otros, llevarán a cabo una marcha pacífica el próximo 15 de mayo en el marco del Día del Agricultor, en demanda de ajustes en la política económica, monetaria y cambiaria, que permitan evitar la pérdida del empleo de un millón y medio de personas trabajadoras de zonas rurales, marítimas y de todo el país, cuyo sustento depende de estas actividades.

La manifestación iniciará en el parque de La Merced, pasando por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), el Ministerio de Hacienda y culminando en la plaza de la Democracia y obedece al desinterés mostrado por el BCCR y el Gobierno de la República ante los efectos causados por la apreciación del colón respecto al dólar sobre el empleo y la sostenibilidad de la producción nacional, los cuales de continuar esta situación se verían obligados a cerrar operaciones en el país, generando mayor desempleo y una crisis social de proporciones insospechadas.

“Esta afectación no solo impacta a este grupo de trabajadores, si no que estas complicaciones también se trasladan a sectores como el turismo lo cual redunda en una cadena de problemas que terminan perjudicando a los costarricenses, pues el aumento en el costo de producción genera desempleo, evita que el sustento llegue a los hogares y provoca una problemática social como lo es la inseguridad, principalmente en zonas rurales de alta vulnerabilidad”, señaló Shirley Calvo, Directora Ejecutiva de Cámara Nacional de Turismo.

La caída libre del Tipo de Cambio además amenaza la competitividad del sector productivo costarricense y pone en riesgo la supervivencia financiera de las empresas exportadoras de bienes y servicios, así como de los sectores: turismo, construcción, transporte de carga y la agricultura que juntas representan el 47% del PIB nacional.

Con preocupación observamos el impacto que esta situación tiene sobre los sectores productivos del país, y muy específicamente sobre el sector turismo y zonas Francas. La posible reducción en las inversiones de infraestructura de estos sectores representará un duro golpe para el sector construcción, con una irremediable pérdida de empleos”, manifestó Randall Murillo, Director Ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Construcción.

La indiferencia de las autoridades con el sector productivo nacional que genera millones en divisas, empleos y dinamiza la economía dentro y fuera de la GAM, ha obligado a miles de personas a salir a la calle, cambiar su trabajo por protesta, y exigir que se respeten los derechos de quienes producen en el país. Luego de haber agotado diversas instancias de diálogo, diversos sectores de la producción se unen en una sola voz para manifestarse en conjunto para defender su supervivencia y su derecho a existir como actividad.

“Cada centavo de deslizamiento en el tipo de cambio del dólar hacia la baja representa entre 50 y 100 colones menos que tienen las empresas para pagar los salarios de 690 mil costarricenses de todo el país, con mayor incidencia en zonas rurales que dependen del sector productivo y amenaza con generar más desempleo”, aseguró Víctor Pérez, Presidente de la Cámara de Exportadores.

Es por esta razón que los sectores productivos demandarán, además, generar medidas compensatorias ante la grave situación que ya asumió el sector, los cuales aseguran que hoy los tienen el borde del abismo, y no se resuelve solo con más opciones de crédito, si no se garantiza un mejor ingreso por la producción.

“Necesitamos un tipo de cambio neutro que nos permita seguir generando empleo.  Los agricultores, productores y colaboradores del sector productivo no tenemos nada que celebrar este 15 de mayo, ni mucho menos aplaudir esta alianza entre el Banco Central y el Gobierno, pues la caída dólar no solo afecta el empleo, sino que además pone en riesgo la comida y el abrigo de miles de trabajadores” indicó Guido Vargas Secretario General de UPA Nacional.

El representante agregó que la población en general debe estar consciente que su día normalmente arranca con una taza de café, gallo pinto y frutas cuya producción y precio final al consumidor se verán afectados si no se toman las medidas que garanticen el empleo y la productividad en estos sectores productivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *